Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Saltar al contenido
Mitos y Leyendas

La Leyenda del Charro Negro

la leyenda del charro negro

Adela era una joven despreocupada para su epoca, mientras que las mujeres se quedaban en casa atendiendo a los hombres de su familia, ella prefería la vida sin compromisos, caminando a altas horas de la noche para saber quién sabe dónde, a pesar de la preocupación de sus padres.

Una de las muchas noches, encontro en su camino con un hombre alto y elegante, de impecable traje negro que consiste en una chaqueta corta, una camisa, pantalones ajustados y un sombrero de ala ancha. Calopaba a la espalda de un caballo grande y negro azabache. Impresionó a la joven directamente por su gran porte, apariencia elocuente y cálidas palabras.

Después de una conversación amistosa, Adela accedió a facilitar el viaje y accedió a montar al caballo. En el momento adecuado, ella estaba en la parte posterior del animal, creció el doble de su tamaño y las llamas que le impedían escapar, oyendo gritos de horror de la joven, algunos acudieron en su ayuda, solo para darse cuenta de que ella ya era dueña del Diablo, que tenía forma de charro negro, recorría todas las noches la ciudad de México en busca de un alma descuidada que tomar y llevar a sus dominios.

Por aquella joven no podían hacer nada, solo miraban arder en llamas, ahogándose en sus propios gritos de dolor y desesperación.

No se puede decir nada malo de Charro Negro si el viajero se limita a permitir su compañía hacia su lugar de residencia. Si se acerca el amanecer, se despedirá cortés mente y se irá lentamente, como si el sendero por el que se dirige conduce a las inmediaciones de una iglesia.

Y así, la leyenda de Charro Negro fue una de las leyendas más temidas de los abuelos.

imagenes del charro negro